Taichichuan Familia Yang - menopausia
Shuāngbāotāi
logo Arci   logo FiWuk   logo Coni                          italianoenglishfrançais
logo centro YCF

Hazte socio de la Internacional Asociación!

en nuestro sitio gemelo taichi.do

contenidos © Roberta Lazzeri
diseño © arch. Marta Dituri
webmaster Lapo Luchini
xhtml y css validós

Taijiquan en menopausia

"Un medico que cura una enfermedad ya manifiesta es un doctor mediocre, un doctor que cura una enfermedad antes que se manifieste es un medico excelente"
El Emperador Amarillo

La menopausia no es una enfermedad, de lo contrario todas las mujeres de una edad en adelante estarían enfermas! de otro lado, pero, como todos los cambios hormonales "se deja sentir" con varias clases de síntomas.
Una investigación¹ sobre un gran numero de mujeres residentes en Estados Unidos y de varias proveniencias étnicas, muestra que  síntomas como los calores y los sudores de la noche  son independientes de clase social,  etnia y cultura y entonces inequívocamente conectados con el cambio hormonal.
¿Esto quiere decir que los tenemos que aguantar? Sí, pero podemos hacer algo para reducir la molestia. Un camino breve es  lo de aceptar la terapia del reemplazo de la hormona, que pero tiene efectos indeseados, como aumentar el riesgo para las enfermedades cardiovasculares y el cáncer de la mama.
El otro camino, que empeña mas, pero no tiene ningún efecto indeseado, seria aportar cambios en nuestro estilo de vida. Profundizando  el análisis de la investigación citada antes, se notan diferencias entre algunos síntomas: vamos a enfocarlos para  sacar algunas útiles informaciones.
Calores súbitos  y sudoración nocturna: las mujeres chinas y japonesas sufren menos de esos síntomas que las mujeres "occidentales".
Esto nos pone a pensar en las diferencias dietéticas, en efecto las mujeres asiáticas comen mas soja (rica en fitoestrógenos) de las otras.
Incontinencia urinaria: las mujeres chinas muestran, también por esto síntoma, una prevalencia decididamente inferior en relación con las "occidentales", las afroamericanas las siguen.
Esto puede indicar una distinta conciencia de la percepción del piso pélvico, debido a diferencia cultural. Además entre las mujeres latinas el síntoma se encuentra en mas o menos una tercera parte mas que en todas las "occidentales".
La diferencia cultural está en la diferente aceptación del propio cuerpo, en las culturas orientales no hay diferencia entre cuerpo y espíritu, como en la nuestra cultura latino-cristiana, todo a detrimento del cuerpo.
La tercera parte mas de la latinas (y creo caben aquí también las italianas) en relación con las "occidentales", pienso que se deba a la diferencia en el vivido de la sexualidad entre las mujeres católicas y las otras cristianas.
Esta investigación es algo que yo soñaba desde mucho, todavía desde cuando trabajaba como urólogo y en particular en mi práctica de urodinamista. Estaba convencida que las mujeres orientales tuvieran menos problemas con el piso pélvico y que el dicho común que la incontinencia urinaria femenina sea debida a los partos fuera equivocado. En mi práctica urodinámica veía como fuese difícil para las mujeres que visitaba no solo contraer el piso pélvico sino incluso tener conciencia de este músculo (claro, estoy hablando de la generación antes de mi propia generación, espero que ahora algo  cambió). Yo atribuía todo esto a nuestra cultura católica sexófobica, en particular respeto a la manera de ver al sexo femenino como algo sucio y peligroso, algo que hay que negar.
Evidentemente yo no podía demostrar nada, en articular en aquel tiempo (mas o menos 20 años atrás) en Italia había una sola etnia y una sola religión. Cuando decía que para la incontinencia mas que culpar a los pocos partos se tenia que pensar en como las mujeres empujaban hasta para orinar (muchas veces al día, todos los días) teniendo siempre las piernas serradas, me miraban como a una loca, a lo mejor porque en aquel tiempo las urólogas eramos muy poquitas. Esta investigación confirma mis ideas así que me gusta compartirlas con ustedes.
Rigidez muscular, pero también taquicardia, olvido, insomnio o sueños disturbados: la prevalencia disminuye con el aumento de actividad física.

Prevención y control de los síntomas
Según lo que dice Yang Laoshi en la revista 18, cuando se vive mejor se tiene también mas tiempo de amarnos mas y controlar mas nuestra salud, entonces dedicamos un poco de tiempo cada día a nuestra salud, practicamos taijiquan, mejorará  también nuestro estado emocional.
El taijiquan se puede practicar y aun empezar a cualquier edad, en efecto en el taijiquan se usa la intención, no la fuerza y si lo practicamos con constancia y regularidad se obtienen muy buenos resultados. No es una píldora que hay que tomar según necesitad, constancia y regularidad son requisitos básicos. La "regla" de otro lado es esencial para que las defensas orgánicas suban.
“¡Pero yo no tengo tiempo!” ¿Te bañas todas las mañanas? ¿o dejas de bañarte porque no tienes tiempo? ¿comes todos los días? ¿te maquillas? ¿te afeitas? ¿te veste con cura? ¡Claro que lo haces! ¡el tiempo para estas cosas lo encontraste y ahora es parte de tu rutina diaria! Bueno, si quieres practicar taijiquan haz que se convierta en una rutina diaria. Esto no quiere decir convertirse en un asceta, sino solo cuidarse.
La Incontinencia urinaria será la primera a ser controlada: la respiración diafragmática y el relajamiento de la cintura junto al retraer el ano constituyen un excelente ejercicio para el piso pélvico, que de esta manera se va tonificando y los problemas presentes o futuros de incontinencia por estrés estarán resueltos. Cuando habremos aprendido a relajar  la pelvis habremos aprendido también a controlar el músculo detrusor de la vejiga y entonces la incontinencia de urgencia.
Rigidez y dolor articular después de unos meses de practica ya se percibe el cuerpo como mas elástico y cuando nuestros movimientos llegan a ser aun mas homogéneos y fluidos entonces los dolores articulares serán solo un vago recuerdo.
Calores súbitos  y sudoración nocturna llegan de un movimiento energético de subida y entonces para controlarlos se necesita mas tiempo, porque se tiene que haberse ya aprendido a controlar la energía. Sin embargo la costumbre a usar la intención, a ser vigile y relajado ayuda mucho a controlar el ansia, siempre presente con los calores, con gran beneficio no solo para nosotras sino para los que  están al lado de nosotras. Sin embargo la antigua cultura china cuenta con un remedio inmediato y muy fácil de usar: respirando tranquilamente, concentren su intención en el dan tian mientras van a la tienda china mas cercana y comprense un buen abanico, hay de todas formas y de todos precios. Elijan el que mas le gusta y abaniquense según necesitad, tranquilamente, ganaran además un aspecto muy fatal.
(Vera, 27/4/2006)

¹ Relation of demographic and lifestyle factors to symptoms in a multiracial/ethnic population of women 40-55 years of age; E. B. Gold et al., Am J Epidemiol, vol.152, no. 5, 2000